29 nov. 2010

Imajica: El Quinto Dominio - Clive Barker

Metedura de pata hasta el cuello. Metedura de pata hasta el cuello desde varios frentes, además. Desde el norte nos atacan por sorpresa con una noticia bomba: Imajica es en realidad una novela que se ha dividido en dos partes, El Quinto Dominio y Reconciliación. Esto, supuestamente y siempre según las palabras del propio autor en el prefacio, ha facilitado su edición, dado que publicarla en un solo volumen no la hacía demasiado manejable. Desde el sur nos atacan con cuatrocientas y pico páginas escritas con un tipo de letra más pequeño de lo habitual, lo cual permite aprovechar al máximo el espacio de las hojas, pero logra derrotarme por agotamiento y desesperación. Desde los flancos derecho e izquierdo y empleando la táctica de guerra de guerrillas me fulminan con una redacción pomposa, una trama aparatosa y unos personajes sin una línea minimamente decente pero que aún así, o quizás precisamente por ello, sobreactúan. Despiadados y crueles, me aturullan y desorientan con una acción desbocada, desordenada e hinchada artificialmente. Leyendo esta novela, cualquiera diría que las editoriales pagan al peso.

Resumiendo, si Clive Barker es uno de los máximos exponentes vivos del género "Fantasía", conmigo que no cuenten. Me he llevado una decepción tremenda con este libro, ¡con lo fan que yo soy de la saga Hellraiser! Ni siquiera sé por qué he terminado de leerlo, ya que antes de la página cien era totalmente consciente de nunca llegaré a leer la segunda parte. Supongo que incoscientemente buscaba algo, un giro, una chispa que me convenciera. Pero no, ha sido imposible. Si antes de comprar este engendro hubiese leído esta reseña de Lithane, me habría ahorrado el disgusto.

23 nov. 2010

Un Niño - Thomas Bernhard

Me ha costado, pero por fin he terminado todos los relatos autobiográficos de Thomas Bernhard. Ha sido mi toma de contacto con el autor austriaco, no ha sido una lectura fácil ni agradable, pero es que ni su vida ni su infancia fueron fáciles ni agradables (vaya, sin darme cuenta me ha salido una repetición típicamente bernhardiana). A pesar del mal trago, me declaro desde ya admirador incondicional de su obra. Me rindo a esa mezcla de amargura y lucidez, a sus reiteraciones y sus piruetas con las palabras, a su inmediatez y a la denuncia inmisericorde de la hipocresía de la sociedad. Su facilidad para llamar a las cosas por su nombre -sin metáforas, sin dobles sentidos-, ha conseguido cautivarme.

Curiosamente, en Un Niño, el último del lote, la prosa de Bernhard se vuelve sencilla en comparación con las primeras entregas. Han desaparecido practicamente por completo aquellas frases que giraban, se retorcían y se repetían a lo largo de toda la historia. Nos enfrentamos a una redacción bastante clara y directa. Los dos primeros tercios del relato son además bastante simpáticos, sorprende leer páginas y páginas en que se narran historias de su infancia y que presentan al escritor como un pilluelo, un niño tremendamente revoltoso, impulsivo, alocado e inteligente que hace una trastada tras otra. No obstante, en el tercio final esta aparente felicidad se quiebra brutalmente. Las travesuras en realidad desesperan a su madre, que no sabe qué hacer con su hijo. El maltrato físico y psicológico a que ella le somete cae como un mazazo sobre el lector. También sufre abusos en colegio y por parte del régimen nacionalsocialista. Toneladas de la peor mierda de la que es capaz el ser humano se vierten sobre nuestras conciencias. No puedo sino admirar que de tanta fatalidad, de tantísima desgracia y humillación haya podido salir alguien tan entero, tan admirable.

Ya estoy seleccionando algunas novelas suyas para regalarmelas en Navidad.

15 nov. 2010

Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto - Michael Bishop

Michael Bishop ha escrito esta novela como una especie de homenaje a uno de sus escritores de ciencia ficción preferidos, el ínclito Philip K. Dick. Como bien nos indica en el prefacio, ha tomado como base las características habituales de la obra dickiana para crear una fantasía completamente nueva que contiene todo lo que un fan del malogrado autor de ciencia ficción podría esperar. La narración juega con la existencia de realidades alternativas y se desarrolla sobre un mundo ucrónico (EEUU ganó la Guerra de Vietnam y Nixon se ha perpetuado en el poder) que, como era de suponer, tiene mucho de distopía ultraconservadora. En un alarde de originalidad, el propio Dick es el protagonista de la historia, que arranca con su muerte en California a principio de los 1980s.

El libro es una auténtica gozada, y creo que gustará tanto si eres fan de Philip K. Dick como si no. En mi opinión se disfrutará más en el primer caso, puesto que hay guiños y referencias a otras obras suyas que probablemente pasen desapercibidas a quienes no estén familiarizados con él, pero en todo caso, estamos ante una pequeña delicatessen para cualquier aficionado a la ciencia ficción.

Tenéis un par de reseñas más de Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto en De todo un poco y en Prospectiva. Ambos sitios son fans de Philip K. Dick, así que sale muy bien parada en los dos casos.

5 nov. 2010

El Frío - Thomas Bernhard

A pesar de que días atrás dije que aparcaría momentaneamente esta lectura, la curiosidad y la tremenda atracción que siento por sus reflexiones han hecho que vaya leyendo a ratitos la siguiente entrega de los relatos autobiográficos de Thomas Bernhard: El Frío. Un Aislamiento. La técnica ha sido sencilla, leer hasta empezar a notar el malestar que provocan todas las desgracias acumuladas en sus páginas. No sé si a base de exponerme cada vez a más cantidad de penas y horrores estoy inmunizandome, pero lo cierto es que he podido con las apenas cuarenta páginas en tan solo tres intentonas. Y eso que para empezar, el austriaco se recrea sin miramientos en el sufrimiento físico de los tuberculosos del sanatorio de Grafenhof, describiéndonos con pelos y señales su miserable existencia y haciendo que durante páginas y páginas todo gire en torno a las analíticas, la expectoración, los esputos, las manchas de los pulmones en los rayos-X, la muerte de pacientes.

El análisis implacable de la conducta ser humano está presente de nuevo a lo largo y ancho de todo el relato. Dada su delicada salud y forma de ser, Bernhard se centra sobre todo en sus vilezas, a veces como espectador y en muchas otras ocasiones como actor que las sufre en sus carnes, pero también es cierto que hay numerosos ejemplos de la nobleza que ocasionalmente va encontrando aún en los lugares más inhóspitos. A pesar de su desdichada situación, deteriorada por un mal diagnóstico de los responsables de Grafenhof, empeorada por nefastos profesionales médicos que le aplican incorrectamente nuevos tratamientos y agravada por la muerte de su madre por cáncer (enfermedad que le fue diagnosticada demasiado tarde), Bernhard decide luchar contra el trágico destino que todos suponen ya irremediable. Harto de tratamientos y de envenenar su cuerpo con medicamentos de dudosa efectividad, consigue sutilmente que se los retiren ya que advierte que solo él puede ser el artífice de su mejoría. Como bien cita el propio autor a modo de prefacio del libro:

Toda enfermedad puede llamarse enfermedad del alma.
(Novalis)

2 nov. 2010

Los Amantes - Philip J. Farmer

Muy buena esta novela, ¡buenísima! Por muchos motivos, el principal la capacidad del argumento para sorprender. Ha sido increíble experimentar la revelación del nudo central de historia, como un mazazo, ¡BOUM!

Me enfrenté a esta lectura con bastante recelo, vistas las decepciones que me llevé con las dos anteriores novelas de Farmer que me he leído y que he comentado puntualmente en el blog (Noche de Luz y Dare). Sin embargo nada más empezar Los Amantes ya noté algunos cambios sutiles que me dieron muy buenas vibraciones. El primero es la sociedad distópica en que transcurre la acción, una estado teocrático totalitario con una rigurosa jerarquía piramidal de supervisores que velan por el mantenimiento de una estricta moral. El objeto de tanto control es, obviamente, anular psicológicamente al individuo desde su más tierna infancia, de forma que sea sometido al Iglestado sin escapatoria posible. No hay nada que me guste tanto como un futuro distópico, ¡BRRRRRRRRRRR! ¡Se me ponen los pelos como escarpias! También hay una reorganización sociopolítica mundial consecuencia de una gran guerra biológica acaecida siglos atrás, tras la cual unos pocos grandes estados se repartieron la totalidad del planeta. Otro componente de gran originalidad es el protagonista, aparentemente lo más alejado del héroe de acción que nos podamos imaginar: ¡un lingüista! Tenemos la colonización de nuevos planetas que permiten desalojar un poco a una Tierra superpoblada, unos humanoides con características propias de insectos como especie dominante en dicho planeta, y cuyo estado de evolución tecnológica es aproximadamente el terrestre de principios del S. XX, y para aportar la guinda extra de misterio, hay restos arqueológicos que indican que también hubo habitantes humanos,... En definitiva, algunas zonas comunes de la ciencia ficción y muy buenas dosis de innovación. A pesar de datar de 1961, a mi me ha parecido terriblemente emocionante y fresca, como una jarra de agua fría que te tiran por sorpresa, ¡FLOASH!

En cuanto a otras referencias a esta novela en Internet, me pasa como con las dos anteriores novelas de Farmer que he subido, esto es, que no he encontrado casi nada. En el Sitio de Ciencia Ficción no la comentan, así que el único e interesante link que incluyo el de El Trasgu Probabilista.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...