27 mar. 2011

En el Dique Seco - Augusten Burroughs

Si en Recortes de mi Vida Augusten Burroughs nos contaba su extraña y turbulenta infancia y adolescencia, el libro que hoy me ocupa es la continuación temporal de aquel otro. En el Dique Seco recoge las experiencias de autor convertido en un joven adulto que ha triunfado en el mundo de la publicidad en Nueva York. A una infancia problemática (familia disfuncional, padres ausentes que con tan solo 12 años se desentienden de él dejandole a cargo de sus terapeutas, víctima de abusos sexuales, etc.) sucede una entrada en el mundo adulto igual de difícil, dominada por el alcoholismo, el abuso de drogas y la codependencia emocional.

Para quien haya visto Dos Metros bajo Tierra, Burroughs se presenta como una mezcla entre David Fisher (gay, codependiente) y
Brenda Chenowith (tendencia al abuso de sustancias, familia disfuncional). ¿Por qué esta comparación? Porque me ha resultado invitable traer muchos capítulos de la serie a mi cabeza a medida que leía el libro. El vacío, la incapacidad de compromiso de Brenda y sus peligrosas aventuras en los ghettos del crack por un lado, por el otro David y su desesperada búsqueda de amor en parejas completamente inadecuadas. Es decir, nada que no haya visto ya y lo que es peor, relatado sin ninguna particularidad destacable a nivel narrativo. ¿Que esto es verídico y la serie de HBO solo ficción? Cierto, aunque con reservas. Obviamente los guiones de Dos Metros bajo Tierra podrían estar basados tanto en la vida de Augustin Burroughs, como en la de alguna de las personas que hacen cola en grupo en los baños de las discotecas para meterse coca, o en la de aquel tipo que se provocaba el vómito en plena calle cuando volvías la noche del sábado para casa.

No obstante, todo hay que decirlo, el libro es de lectura fácil y nada complicada. El estilo es bastante sencillo y sin artificio alguno. Tienen momentos divertidos -por lo esperpéntico probablemente-, y también los hay emotivos. Entre los primeros los mejores aparecen cuando la terapia le va abriendo los ojos a su problema, a pesar de ser muy duro ver cómo se enfrenta a la miseria a que le ha arrastrado el alcohol. Entre los segundos destaca la historia de su ex-novio seropositivo que ha desarrollado el SIDA. Pero vamos, que historias como éstas estamos hartitos de verlas en los cientos de miles de telefilms basados en hechos reales que ponen en TV casi a diario.

Hay otras reseñas de la novela en Ciudad del Hombre y en rafaelrobles.com.

21 mar. 2011

El Mundo de los No-A - Alfred E. Van Vogt

Si me hubiesen dado a leer esta novela sin cubiertas y sin información alguna del autor, habría dicho sin duda que se trataba de un título perdido de mi admirado Philip K. Dick. Una visita a la entrada de Alfred E. Van Vogt en el Sitio de Ciencia-Ficción confirma lo que para mí era totalmente evidente: Dick citó este libro en concreto como una de sus mayores influencias.

El Mundo de los No-A es una aventura de ciencia ficción terriblemente dickiana. Ya en las primeras páginas de la narración se revela que la vida que el protagonista cree estar llevando no es más que un cúmulo de falsos recuerdos implantados en su memoria. Tras este shock, Gilbert Gosseyn, que así se llama, se ve envuelto en una oscura trama que amenaza el orden mundial cuasi-utópico que se ha logrado gracias a una inteligencia artificial llamada "La Máquina". Gilbert Gosseyn descubre que su cerebro muestra características que van más allá del cerebro humano normal. Gilbert Gosseyn es asesinado por los conspiradores. Gilbert Gosseyn despierta en Venus, colonizado desde hace décadas por millones de humanos cultivados en la lógica no-Aristoteliana y que, gracias a sus especiales aptitudes y cualidades, han sido seleccionados por "La Máquina" para llevar una nueva vida en este planeta. Gilbert Gosseyn acepta que no es más que un peón en una compleja partida de ajedrez en que ninguna de las piezas tiene la visión global del juego...

La falta de información nos obliga a seguir leyendo capítulo tras capítulo para saber más y descubrir la intriga, y el lector se enfrenta a una acción trepidante, aunque relatada al ritmo justo para no resultar agotadora. Curiosamente sería capaz de citar al menos una novela de Philip K. Dick que encaja en cada una de las breves características del argumento que acabo de dar y de la última en particular, podría citar al menos una donde se le fue la mano. La intrincada trama termina aclarandose sólo más o menos. Habrá a quien algo así le parezca intolerable y quien lo encuentre muy atractivo y totalmente consecuente si nos atenemos al estilo misterioso y enigmático de la narración, como es mi caso. Me ha resultado imposible no identificarme con el protagonista y experimentar su misma inquietud ante lo desconocido, su impotencia por la falta de control sobre los acontecimientos y al terminar el libro, me he quedado satisfecho de saber lo mismo que el protagonista. Por aportar también algún pero, tengo que admitir que cuesta un poco ponerse en contexto y entender los principios de la Semántica General de donde surge la filosofía no-A sobre la cual Van Vogt construye el libro. Aún así, creo que no había disfrutado tanto de la ciencia-ficción desde que tomé contacto con Dick a través de Ubik.

Tenéis otra reseña de El Mundo de los No-A en Cuchitril Literario.

17 mar. 2011

1. Geburtstag

Hoy Das Bücherregal cumple su primer año de existencia. Un año ya desde que subí aquella primera entrada en forma de declaración de intenciones. Como resumen personal del año al margen de estadísticas, me quedo, en el lado positivo con el descubrimiento de Thomas Bernhard y con Kurt Vonnegut Jr. desbancando a Philip K. Dick en literatura scifi, no por falta de calidad de éste último, sino quizás porque lo he leído casi hasta el agotamiento. Como gran decepción sin duda Ursula K. Le Guin, quien ha quedado desterrada de por vida de mi biblioteca tras una experiencia limitada a tan sólo dos libros. En cuanto a temáticas, voy mostrando cada vez más interés en otros géneros al margen de la ciencia ficción . Me he abierto a la ficción histórica gracias a bombazos como Q de Luther Blisset y Barry Lyndon de William M. Thackeray y he probado algo de Krimiroman via los gangsters y criminales protagonistas de las novelas de Jake Arnott.

En el lado objetivo, cuantificable, mensurable, ahí van algunas cifras relevantes sacadas de Google Analytics (a fecha 16/03/2011).

Top 3 de resultados de búsquedas:
  1. Empate entre Fritz Zorn por Bajo el Signo de Marte y Kirmen Uribe por Bilbao-New York-Bilbao. No es disparatado pensar que en breve Uribe deje atrás a Zorn, ya que la progresión del ondarrutarra desde que subí el post sobre su libro ha sido meteórica.
  2. Jake Arnott por Delitos a Largo Plazo, Canciones de Sangre e incluso Crímenes de Película, aún inédita en español.
  3. Para mi sorpresa, Cliver Barker por Imajica: El Quinto Dominio.
Top 3 de páginas más visitadas:
  1. Caín - José Saramago
  2. Bilbao-New York-Bilbao - Kirmen Uribe
  3. El Origen - Thomas Bernhard
Top 3 de fuentes de tráfico (excluyendo Google y sus búsquedas):
  1. El Blog de Metrópolis Libros, que aparece en los links desde mi primer post. Éste estaba bastante claro, no en vano el top 3 de páginas más visitadas son los tres posts que han aparecido en el proyecto ColaBLOGra de este website.
  2. Kozmicbooks, uno de los primeros blogs que visité buscando reseñas (creo recordar que fue sobre Lo Mejor que le puede pasar a un Cruasán de Pablo Tusset).
  3. Cuchiltril Literario, a quien encontré buscando comentarios sobre Lo que sé de los Vampiros, de Francisco Casavella.
Visto así, sin dar cifras absolutas de visitas, puede parecer que el blog despierta mucho interés (risilla contenida). No quiero engañar a nadie: no es así, el total de visitas únicas para todo un año no pasa de las tres cifras, pero no me importa lo más mínimo porque mi objetivo es pasar el rato, nunca he buscado reconocimiento ni popularidad. Además por lo general la blogosfera se mueve mucho en base a generar y generar contenido, y también dedicando mucho tiempo a visitar otros blogs y participar en ellos. Aunque tuviese intención de aumentar el tráfico a este blog, que no la tengo, no podría hacerlo abordando la primera estrategia porque mi capacidad lectora es la que es; respecto a la segunda, solo la he practicado en la medida en que he creído que mis comentarios iban a aportar algo mínimamente interesante a lo que otros han dicho. Que luego resulten sustanciosos o no, es harina de otro costal.

Esto es todo, esta es mi sucinta revisión del año. Gracias a los habituales por el interés mostrado estos meses, y a quienes llegan aquí buscando información sobre cualquiera de los libros que he comentado, gracias también. Espero que os sea útil.

14 mar. 2011

Santa María de las Flores - Jean Genet

Santa María de las Flores es una novela que difícilmente deja indiferente porque supone la elevación de la homosexualidad más marginal a la categoría de arte. Y data de 1942, casi nada. En sus páginas no hay insinuaciones veladas de amor entre hombres, en absoluto, aquí lo que aparecen son relaciones personales y sexo explícito entre maricas que a la postre resultan ser asesinos, chaperos, chulos, ladrones y otros individuos de similar calaña que pululaban por Pigalle a finales de los 1930s y principios de los 1940s. Jean Genet no se averguenza de su orientación sexual contra natura y lejos de ocultarla o disfrazarla, la muestra tal y como es: voraz, vital, imperiosa, insaciable.

Evidentemente Santa María de las Flores tiene mucho de autobiográfico. Los antros, las fiestas, el mariconeo, la pluma, el travestismo, el uso constante del género femenino en el vocabulario... Todas las particularidades del submundo homosexual se muestran sin duda desde el conocimiento que solo puede proporcionar formar parte de él. Es muy probable incluso que los apodos empleados por Genet para referirse a los desviados que protagonizan la novela (Divina, Mimosa I, Mimosa II, Primera Comunión, el propio Santa María de las Flores, etc.) fuesen reales.

Pero que nadie se llame a engaño, el rigor, la transparencia, la crudeza con que Genet aborda las traiciones y lealtades de los maricas del hampa parisina se acompaña de una sensibilidad prácticamente poética. De hecho este es uno de los principales problemas que he tenido durante la lectura. No importa si nos enfrentamos a un párrafo en donde se describe una fantasía masturbatoria carcelaria o si se está evocando la infancia o la adolescencia de alguno de los personajes, el autor siempre hace gala de un lirismo que en momentos me ha sido difícil de seguir. En todo caso, mi impresión general del libro no se ha visto demasiado empañada por esta incapacidad mia para asimilar la prosa poética. La narración derrocha alegría, frustración, deseos, amargura, excesos, penas, transgresiones, etc. y eso la hace tremendamente interesante. Por no hablar del mérito que supone haber redactado un texto tan honesto desde la total exclusión social.

Por segunda vez me veo obligado a dejar desierto el apartado dedicado a enlaces a otras reseñas. He revisado alguna que otra página pero en general los artículos que he visto que me han parecido medianamente decentes no estaban dedicados a este libro, sino al autor y su relación con la cultura gay.

10 mar. 2011

Candy Man - Vincent King

Recupero hoy uno de los clásicos de ciencia ficción publicados por Acervo que he ido adquiriendo compulsivamente en Internet durante los últimos meses. La acción de Candy Man(*) se sitúa en un futuro post-apocalíptico muy lejano. Todo comenzó cuando el efecto invernadero derritió los polos y provocó la subida del nivel del mar hasta cubrir la gran mayoría de ciudades, haciéndolas inhabitables. Por aquel entonces la humanidad confió la supervivencia de la especie a las máquinas, que fueron construyendo megaestructuras a modo de nuevas superficies artificiales habitables, cubriendo océnos, cuidades y campo. La única prueba de la anterior apariencia del planeta Tierra son las cadenas montañosas más altas que todavía sobresalen de esas plataformas. Con el tiempo, las máquinas y sus secuaces/colaboradores humanos (los Preceptores) se hicieron con el poder. Esta coalición diezmó a la población inutilizando física y psíquicamente a los individuos mediante despiadados condicionamientos, eugenesia, adulteración de los alimentos, ritos iniciáticos pseudoreligiosos, etc. etc. Es en ese contexto donde aparece Candy Man, un misterioso personaje de moralidad ambigua que parece ser uno de los pocos hombres vivos que junto con una turbadora resistencia -el Cuerpo de Exploración-, es capaz de amenazar el statu quo de esa sociedad distópica.

No puedo dar muchos más detalles sin destripar la historia por completo. De hecho, aunque no lo parezca he revelado ya demasiados pormenores que, hábilmente dosificados a lo largo del texto, han conseguido engancharme desde el primer capítulo. Las sorpresas no cesan hasta la última página y prácticamente en cada párrafo lees algo que cuestiona el desarrollo que tú dabas por válido, haciéndote dudar de si no será completamente distinto. Como que en realidad estás ante una existencia virtual à la Matrix. O quizás ante un bizarro experimento alienígena à la Dark City.

Resumiendo, una novela con un montón de ingredientes habituales en la ciencia-ficción, pero incorporados en su justa medida y mezclados con muy buena mano, dando como resultado un combinado insólito y exquisito al paladar. No he encontrado ningún comentario del libro en la blogosfera en español ni el los foros y páginas de scifi habituales, así que por esta vez, no hay links que sugerir.

--------
(*) Nada que ver con la película de terror basada en un relato de Clive Barker

3 mar. 2011

El Malogrado - Thomas Bernhard

Tengo la impresión de que El Malogrado es una novela llena de las experiencias personales de Thomas Bernhard. Imagino que realidad cualquier ficción debe contener obligatoriamente al autor en menor o mayor medida, es solo que en este caso me ha resultado muy evidente por haberme zampado recientemente sus Relatos Autobiográficos junto con El Sobrino de Wittgenstein, que no llegué a comentar en el blog por no resultar pesado.

El Malogrado tiene como interés añadido el mezclar personajes reales y ficticios. Así el famoso pianista Glenn Gould, que ilustra la portada de la edición de Alfaguara, es uno de los tres actores principales. Los otros dos son creaciones literarias, o no tanto: Wertheimer como hilo conductor de toda la narración, apodado el malogrado por el anterior, y el narrador, quien comparte muchos aspectos de la personalidad del escritor. A partir de ahí y girando en torno al enfrentamiento vital de los protagonistas con los conceptos de fracaso (Wertheimer, el narrador) y la genialidad (Gould), la novela discurre por los temas y obsesiones habituales de la obra bernhardiana: enfermedad, locura, muerte, soledad, aislamiento, incomprensión, inviabilidad de la comunicación, aversión por Austria y los austriacos, efecto devastador del campo sobre el ser humano, las grandes ciudades como único lugar donde la vida se hace soportable, etc. Estilísticamente tampoco hay sorpresas: ausencia de puntos y a parte, constantes idas y venidas sobre un misma idea a base de retomarla y repetirla cuando ya la creíamos analizada hasta la extenuación, abundancia de frases subordinadas que a veces convierten en una tortura saber de qué demonios habla,... En fin, justo lo que esperaba de mi austriaco preferido.

Más comentarios sobre esta misma novela en Libros y Literatura, La Bitácora de Alena Collar, El Mundo de Kovalski.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...