31 ago. 2013

La Fiesta del Chivo - Mario Vargas Llosa

La Fiesta del Chivo es una agotadora novela de Mario Vargas Llosa cuya acción transcurre en los últimos días del infame Rafael Leónidas Trujillo, quién guió el destino de los dominicanos durante 31 años de dictadura (1930-1961). Por un lado tenemos el relato histórico novelado de los últimos días de mandato del dictador, detallando especialmente su asesinato en una acción terrorista en 1961; por otro una ficción ideada por el autor nos cuenta la truculenta historia de Urania Cabral, hija del senador Agustín Cabral, antes mano derecha del jefe de gobierno pero que de un día para otro y en una de las esquizoides maniobras de "el Chivo" (sobrenombre con que se conocía Trujillo) ha caído en desgracia sin motivo aparente. Urania es una madura y atractiva abogada de éxito de casi 50 años que a mediados de los 1990s, y tras 35 años de ausencia de la República Dominicana, ha decidido volver a su país a visitar a su padre, postrado en la cama desde hace mucho tiempo debido a un derrame cerebral que le dejó totalmente incapacitado. A causa de unos terribles acontecimientos y tan solo unos días antes del magnicidio, Urania tuvo que huir del país gracias a la ayuda de las monjas dominicas en cuyo colegio estudiaba. Desde entonces ha rechazado el contacto con sus familiares y poco a poco a base de flashbacks se nos irá revelando el porqué.

Supongo que a nadie se le habrá pasado por alto que nada más empezar el post he calificado el libro como agotador. ¿Agotador nada más? Más bien extenuante y cansino, ¡qué fatiga! Bajo mi punto de vista ambos hilos argumentales se prolongan interminable e innecesariamente. El lector se ve obligado a asistir una y otra vez a la narración de los mismos sucesos desde los puntos de vista de todos los implicados. En concreto, la sensación de estar metido en un bucle temporal del que no conseguía salir por más páginas que leyese ha sido brutal desde que empieza la emboscada que acabó con la vida Trujillo, hasta que el presidente de la República, Joaquín Balaguer, aparentemente un pelele del régimen pero que en circunstancias tan críticas se destapa como un hábil estadista, consigue que se establezca un régimen democrático. Y por si esto fuera poco, Uranita pospopone artificial y melodramáticamente el momento en que por fin sabremos el motivo de su precipitado exilio y el total distanciamiento de su familia. Lo peor del caso es que dichas razones se ven venir casi desde el primer momento, así que esperar 500 y pico páginas para que te confirmen lo que sospechabas resulta bastante frustrante.

En cuanto a técnica, el flamante nobel peruano sigue alternando las tramas dentro del mismo capítulo, cambiando entre una y otra sin previo aviso. Tan pronto tenemos el hilo de los 1990s salpicado de flashbacks, con Urania y sus problemas psicológicos, como se cambia a 1961 y el complot para asesinar a "el Jefe" (otro apodo de Trujillo). Y vuelta a alternar. Y de nuevo otro cambio. No es que sea difícil de seguir, pero la verdad es que en  Pantaleón y las Visitadoras tenía más gracia. En fin, por buscar el lado bueno de las cosas, me ha venido genial conocer un poco de historia contemporánea, ahora bien, he terminado con un empacho de Vargas Llosa que no se pasa ni con un litro de Almax Forte. Tendrán que pasar muchos meses antes de atreverme con otro libro suyo que anda por casa, no sé si 35, pero desde luego muchos.

Hoy en lugar de enlazar a otras reseñas sobre esta novela os dejo este link a una contundente noticia del ABC: «La Fiesta del Chivo», novela del siglo. Que no se diga que me dejo influir por el mainstream.

27 ago. 2013

Contrapunto - Aldous Huxley

Contrapunto es una ambiciosa novela coral en la que Aldous Huxley nos muestra una increíble instantánea del Londres de entreguerras. A pesar de su volumen (la vieja edición de Edhasa que compré en Internet por dos duros tiene más de 550 páginas), no hay lugar para el aburrimiento, ya que el alto número de personajes, las diferentes tramas que afectan a cada uno y las relaciones que existen entre todos ellos hacen que sea imposible bajar la guardia durante la lectura si queremos hacernos una idea de totalidad. Claro que esto mismo que acabo de indicar es también su principal inconveniente: son tantas las historias a seguir que la narración resulta muy exigente con el lector.

Dadas las características de esta obra, sería muy tedioso detallar la trama. Por dar unas pistas, nos enfrentamos a la vida de un cúmulo de personajes que pululan por el Londres y la Inglaterra de la segunda mitad de los años 1920s, ejemplos todos ellos de la la sociedad británica del momento.

  • Por un lado tenemos a los Bidlake: John, el padre, un afamado pintor, con obras en la Tate Gallery y una truculenta vida amorosa, aunque para su desgracia pasa ya de los 70 años y está en franco declive, tanto física como artísticamente. Su hijo Walter, un joven periodista de personalidad débil que siempre anda de flor en flor, al igual que ocurría con su padre. Vive con Marjorie Carling, que dejó a su borracho y violento marido y a quien ha dejado embarazada. La relación entre ambos está en las últimas ya que él se ha cansado de sus constantes quejas y ahora anda como loco tras la arrolladora e incontrolable Lucy Tantamount, poseedora de sexualidad exultante e indomable; hija de los muy nobles Lord y Lady Edward Tantamount, .
  • Por otro están el escritor Philip Quarles y su esposa Elinor (hija a su vez del pintor John Bidlake y hermana de Walter). Ambos acaban de regresar de la India a casa de los adinerados padres de Philip, Sindney y Rachel Quarles. El padre, Sindey, ha fracasado en todo lo que ha intentado: (política, negocios, historiador) y mantiene una aventura amorosa con su secretaria personal; su madre, Rachel, ha conseguido majenar a su marido discretamente desde la sombra para impedir que se arruinasen. Es muy pía y devota, y su profundo sentimiento religioso le hace ser una excelente persona. Philip y Elinor tienen un hijo, el pequeño Phil, quien durante la estancia de éstos en el extrajero se ha quedado al cuidado de Mrs. Bidlake, la madre de Elinor, que vive separada de John pero a quien le une un gran cariño.
  • También tenemos a Mark Rampion, un pintor y escritor procedente de la clase obrera pero que por intrincadas casualidades tuvo acceso a una educación universitaria, casado con Mary, hija de unos acaudalados terratenientes. Maurice Spandrell, un crápula sin oficino ni beneficio atormentado por una difícil relación con su madre, casada en segundas nupcias con un militar a quien Maurice no puede ni ver. Everard Webley, líder carismático e indiscutible de la Hermandad de los Ingleses Libres, un partido político de corte fascista, que a su vez está completamente enamorado de Elinor Quarles. Ésta, debido al difícil carácter de su marido Philip, se está planteando seriamente ser su amante. Illidge, un joven activista de izquierdas y clase obrera que trabaja como ayundante de Lord Edward Tantamount en sus estériles devaneos científicos de clase alta. Y para finalizar, Denis Burlap, jefe de Walter Bidlake y director del periódico El Mundo Literario, con aires moralistas pero en realidad un libertino que mantiene relaciones simultáneamente con secretarias, inversoras, escritoras, su casera etc.
Así pues, entre todos estos personajes y muchos otros más, asistimos a un vastísimo argumento en el que hay cabida para todo lo que se nos ocurra. Historias de amor, de pasión, de celos y de adulterio por un lado (los triángulos amorsos formados por Walter + Lucy + Marjorie y Philip + Elinor + Everard; Sidney + su secretaria). Denuncia social de las diferencias de clase por otro (Mark + Mary, una atípica pareja interclase; Illigde + Lord Edward). También una implacable exhibición de miserias humanas (en especial en las actitudes y comportamientos de John y Walter Bidlake, Spandrell, Burlap). Hay también metaliteratura, representada por Philip Quarles, quien en varios capítulos recoge en sus diarios notas e ideas para construir un libro en el que podemos reconocer muchos de los personajes y técnicas que estamos contemplando mientras tanto. Y lo que me ha parecido especialmente interesante es que Huxley aprovecha para plasmar hábilmente sus propias ideas políticas y filosóficas, empleando para ello principalmente el discurso de Illidge, Webley y Maurice. Este último punto recoge algunas ideas increíbles, en concreto hay una crítica imbatible al trabajo y un análisis del lado oscuro de la sexualidad humana de una lucidez pasmosa.

Resumiendo, una lectura exigente y para tomarsela con calma, pero que recompensa con creces el esfuerzo invertido. Tenéis otras reseñas de este libro en Papeles Perdidos (sí, lo sé, enlazo a un blog de Babelia a pesar de que no me gusta referenciar a los grandes medios) y The Sense of the Past.

23 ago. 2013

Noches de Cocaína - James G. Ballard

Son muchas las novelas y relatos de J. G. Ballard que transcurren en España, ya sea en las Islas Canarias, la Costa Brava o como el caso que me ocupa hoy, la Costa del Sol. La elección evidentemente no es casual, Ballard tenía una especial inclinación a explorar el lado oscuro de la sociedad británica, así que donde quiera que encontremos una colonia de compatriotas suyos existirá el caldo de cultivo necesario para una de sus desasosegantes narraciones. Y eso es precisamente Noches de Cocaína, una turbia novela negra cuya acción se sitúa en Estrella de Mar, un pueblo ficticio de la costa malagueña que ha sido tomado y transformado por hordas de turistas ingleses y en menor medida, de otras nacionalidades europeas.

El protagonista, Charles Prentice, vuela desde Londres precipitadamente en cuanto se entera de que su hermano Frank se ha declarado culpable de la muerte de cinco residentes de Estrella de Mar, fallecidos en un terrible incendio provocado en su lujosa residencia. Frank es el director del Club Naútico de Estrella de Mar y es un personaje muy querido, tanto es así que todo el mundo piensa que es la última persona que podría cometer tal barbaridad. De manera que Charles se instala en esta localidad con la idea de resolver el caso y ayudar a su hermano a salir de este embrollo. Pero las cosas en este destino turístico no son tan idílicas como parece, su microcosmos está repleto de zonas tenebrosas y personajes de muy dudosa reputación. Drogas, prostitución, violencia, pornografía, robos, vandalismo... Con solo rascar un poco la superficie tostada por el sol nos encontramos con un sinfín de actividades delictivas que sin embargo, nunca son denunciadas a la policía. La ociosa y sumisa sociedad de Estrella de Mar parace haberse instalado voluntariamente en un ghetto regido por una implacable ley del silencio. Como cabeza visible de esta extraña y degradada comunidad se perfila Bobby Crawford, oficialmente animador y monitor de tenis del Club Náutico, un individuo cautivador con una personalidad arrolladora que pronto conquistará a Charles, haciendole partícipe de la perversa realidad que se esconde tras la indolente felicidad anestesiada de los resorts turísticos de la Costa del Sol.

Como ya me ha pasado en anteriores ocasiones (por ejemplo La Isla de Hormigón), me he quedado con la impresión de que se ha forzado la trama demasiado como para poder considerarla verosímil. Quizás el problema está en que me cuesta asimilar estas ficciones tan exageradas al tener una base muy real. Nadie duda de la existencia insensible y narcotizada de los residentes de localidades costeras de vacaciones, sin más preocupación que tumbarse al sol durante la mañana.
Comer una paella a medio día.
Dormir la siesta por la tarde.
Salir de copas por la noche.
Vuelta a empezar.
No obstante, retorcer esa aparente apatía y desinterés hasta el punto de hacerles meras marionetas de avispados hampones sin escrúpulos creo que no se sostiene, me parece demasiado simplista. Lo cual no quiere decir que la novela no sea interesante, al contrario. Me encantan las atmóferas opresivas y angustiosas que Ballard es capaz de crear, incluso en un lugar tan aparentemente poco proclive a ello como un soleado pueblo costero. Por otro lado, el autor británico es un gran observador, y su capacidad de diseccionar y analizar la realidad en que se mueve es implacable. Siempre dispuesto a exponer infamias, las agudas y certeras descripciones, tanto de sus conciudadanos autoexpatriados como de la idiosincrasia andaluza, no dejan títere con cabeza y son para ovacionarle. Por supuesto, con sus más y sus menos, seguiré leyendo a Ballard.

Teníes otras reseñas de este libro en el Sitio de Ciencia-ficción y Diario del Siglo XXI.

19 ago. 2013

Nieve de Primavera - Yukio Mishima

Nieve de Primavera es una dramática historia de amor adolescente (tardío, eso sí, que los protagonistas rondan ya los 20 años), ambientada en el Japón de principios del S. XX, justo tras la muerte del emperador Meiji. Los personajes principales son Kiyoaki (él) y Satoko (ella), ambos pertenecientes a la nobleza, si bien los Matsugae (padres de él) y su marquesado son poco menos que unos recién llegados y nuevos ricos, mientras que los Ayakura (padres de ella) y su condado llevan generaciones como tales y están venidos a menos económicamente. No obstante, las relaciones entre ambas familias son estupendas, tanto es así que Kiyoaki se ha criado con Satoko y los Ayakura para de esta forma, impregnarse del carácter imperial que éstos últimos han experimentado desde siempre.

Naturalmente, al tratarse de una novela de Yukio Mishima los conflictos existenciales tienen que estar muy presentes. El protagonista es introspectivo, contradictorio, meditabundo, indeciso. Su inmadurez e inconstancia acerca de sus sentimientos por Satoko hacen que los Ayakura acepten una propuesta de matrimonio para su hija por parte del principe Harunori, hijo de su alteza imperial el príncipe Toin. Así pues, cuando la historia de amor entre los jóvenes parecía condenada, con la sanción imperial que ratificaba el enlace ya emitida, es cuando el apocado Kiyoaki se da cuenta de la pasión que siente por Satoko y ambos se embarcan en una truculenta aventura que termina, ¡ay!, con ella embarazada y haciendo peligrar sus futuras nupcias. Al margen de los problemas de índole personal del protagonista, que no hacen sino proyectar la complicada personalidad de Mishima, también nos encontramos con sus obsesiones particulares: su fijación con la decadencia de Japón y la pérdida de los valores tradicionales se puede palpar en casi todos los capítulos. Por no hablar de algunas referencias simbólicas puntuales en que establece un vínculo entre las acciones que él considera impuras con el sexo entendido como un acto sucio, que él además se encarga de situar en lugares abyectos.

La novela me ha gustado por muchos motivos diferentes. En primer lugar, es un maravilloso retrato de la sociedad japonesa de principios de siglo. Este aspecto histórico no se hace pesado puesto que muchas de las referencias a tradiciones y costumbres típicamente japonesas son ya bastante conocidas en Europa (por ejemplo el festival del cerezo, el teatro kabuki, etc.) y las que lo son menos, son fáciles de descifrar dado que vienen arropadas por muchos detalles que les dan forma (el mahjong, un juego de mesa, referencias a prendas de vestir, como haori, hamaka, etc.), o bien están explicadas directamente, como si el autor estuviese pensando en el lector de otras culturas. El siguiente punto que yo destacaría es el absoluto dominio que Mishima tiene del lenguaje poético. Las imágenes que consigue evocar con sus metáforas y símiles me parecen potentísimas, de una belleza asombrosa, delicadas y aún así rotundas, muy sólidas. Para mi tranquilidad no dan lugar a ambigüedades en su interpretación, algo que me saca de quicio cuando de poesía se trata, y afortunadamente nunca cae en sentimentalismos baratos ni lugares comunes. Para finalizar, hay un montón de personajes secundarios que sirven de contrapunto a la personalidad reflexiva y desesperantemente inestable de Kiyoaki. Así tenemos su íntimo amigo, Shigekuni Honda. Hijo de un juez, Honda representa la nueva sociedad, moderna y profesional, compuesta por personas decididas y sin vinculación con la nobleza, cuyo papel en el futuro del país va a ser determinante. Y para contrarrestar, anclada en un pasado que ya no ha de volver, está Tadeshina, la vieja sirvienta personal del Kiyoaki, experta en el arte de urdir y manipular situaciones en beneficio propio y de sus amos.

Para que no todo sean elogios, indicar que en ciertos momentos la trama se torna un poco folletinesca. Llega un punto en que la situación está tan enredada, que la solución que idea Mishima no encaja para nada en la trayectoria que llevamos leída. Pero bueno, son un par de puntos que al menos a mí no me han molestado demasiado. En conjunto el libro me ha encantado, así que tengo el propósito (no diré firme) de leerme en lo que queda de 2013 la tetralogía completa 'El Mar de la Fertilidad', que se abre precisamente con el volumen que me ocupa hoy. Espero que los siguientes estén al menos al mismo nivel.

Si queréis conocer otras opiniones, podéis echar un vistazo a las reseñas de Ni un solo Libro o Anika entre Libros.

15 ago. 2013

Esperando el Año pasado - Philip K. Dick

Esperando el Año pasado me ha parecido una de las novelas más complejas y mejor ideadas de mi admirado Philip K. Dick. La novedad en este libro no está en los temas que trata, sino la profundidad con que se exponen los conflictos planteados en la misma.

La acción transcurre (o más bien, empieza trascurriendo) en el año 2025, con la Tierra y sus aliados Lilistarianos en guerra con los enemigos eternos de éstos últimos: los Reegs. El planeta Lilistar es el origen de una sociedad humana extraterrestre que fue precursora de la nuestra a través de una migración estelar ocurrida durante el período Musteriense. Los Reegs sin embargo son una especie inteligente de apariencia insectoide. Los tratados con Lilistar han arrastrado a la población terrestre a un conflicto de dudoso resultado, pero que ya muestra a las claras que quizás la Tierra se equivocó eligiendo a los socios. En este contexto mundial extremadamente militarizado tenemos al doctor Eric Sweetscent, cirujano trasplorg especialista en transplantes con órganos sintéticos. Trabaja en exclusiva para Virgil L. Ackerman, multimillonario de más de cien años y máximo responsable de la Compañía de Pieles y Tintes de Tijuana, que en tiempos de guerra fabrica material bélico, por lo que mantiene una relación muy estrecha con Gino Molinari, Secretario General de las Naciones Unidas y cabeza visible de la Tierra en la contienda. Nuestro doctor protagonista consiguió el trabajo gracias a su mujer Katherine, especialista en antigüedades que trabaja para Ackerman. Les une una intesa relación de amor-odio de cuyo desarrollo seremos testigos. En una jugada maestra, Virgil cede los servicios de su cirujano a Molinari, afectado de mil y una enfermedades diferentes, todas de origen psicosomático debido al estrés que debe soportar diariamente. Los agentes lilistarianos, siempre exigiendo más recursos de nuestro planeta en la conflagración, introducen entre la población una droga extremadamente adictiva, la frohedadrina (oficialmente JJ-180), cuyo efecto principal consiste en hacer viajar en el tiempo a quien la consume. La intención de Lilistar es la de convertir a los desgraciados que la tomen en agentes forzados de sus intereses, y para desgracia del protagonista, su mujer resulta ser una de ellos.

En fin, como se puede comprobar, la trama no es nada que pueda pillar por sorpresa a cualquier aficionado a este autor. Sin embargo hay un par de particularidades que me ha sorprendido muy agradablemente. En primer lugar, lo bien que se plantean los viajes en el tiempo y la existencia de realidades paralelas. Las paradojas habituales en estos casos provocan la desesperación del protagonista, que a pesar de su deambular entre realidades futuras se ve impotente a la hora de usar el conocimiento adquirido, pues cada viaje modifica el contínuo espacio-temporal, tanto el conocido por él como los restantes. En segundo lugar, hay un tono terriblemente depresivo en la narración, centrado en el protagonista y en la relación tóxica que mantiene con su mujer. La codependencia que les une hace que sean una pareja terriblemente desgraciada, pero incapaces de vivir el uno sin el otro. Su intento de separación se va al traste por la repentina adicción de Kathy, quien en un acto vil y casi psicopático hace adicto a su marido para de esa forma, garantizar que él se encargará de buscar el antídoto. Eric se siente responsable de la situación de su mujer pero a la vez, el ansia de escapar de la misma le provoca impulsos suicidas. La crudeza y el vacío existencial que trasmite el texto cuando el protagonista reflexiona sobre la intención de acabar con su vida son tan nítidos, que hacen pensar que proceden de una experiencia personal del autor.

Por lo demás, estamos ante la típica narración dickiana plagada de complots, extraterrestres con habilidades psi, realidades paralelas, yonquis y camellos, simulacros (nombre que reciben los androides en su universo particular), taxis-robot voladores, etc. etc. Como es habitual, Dick nos situa en dicha realidad y emplea toda esta variedad de elementos a su antojo para hacer progresar la historia. A veces su uso está un poco forzado, pero bueno, yo soy muy indulgente cuando se trata de este autor, a estas alturas no me voy a poner tiquismiquis por estas minucias.

Tenéis un estupendo análisis de este libro en El quimérico Lector, os recomiendo que lo leáis.

11 ago. 2013

Bruguera Libro Amigo - Ciencia Ficción 7

Bueno, pues se acabó. No pienso seguir leyendo los vetustos libros amigos de Bruguera dedicados a la ciencia ficción. Como chiste han tenido gracia (muy poca, en realidad) los primeros años, pero hace ya la friolera de tres que empecé y es que no hay por donde cogerlos. La calidad media de los relatos incluidos en los cuatro que he podido abarcar es muy, muy baja, así que durante la lectura de éste que hoy me ocupa he tenido una revelación trascendental: con la cantidad de libros buenos de todo tipo que tiene que haber esperandome, no merece la pena perder ni una hora leyendo basura.

La lista de relatos incluidos en el volumen siete, todos escritos a mediados de los 1960s, son:

  • 'Los Zoólogos', por Fred Hoyle. Una tontuna sin gracia sobre unos extraterrestres que secuestran humanos. Con un final malo y metido con calzador.
  • 'Bienvenido', por Simon Bagley. Un relato bobo y sin gracia sobre planes de dominación mental mundial en plena Guerra Fría.
  • 'Huellas Indelebles', por Zenna Henderson. Esta autora y su saga sobre extraterrestres que quedaron atrapados en la Tierra en el S. XIX ya aparecía en la selección nº 5. Por lo visto el tema el gustaba y este relato sigue a los descendientes de aquellos aliens pero transcurre durante los primeros vuelos orbitales humanos (principios de los 1960s). Malo, pero malo, malo. Y sin gracia.
  • 'Cuidado con el Perro', de Gahan Wilson. Brevísimo relato de apenas una página, supuestamente jocoso y ocurrente. En realidad no tiene gracia ninguna.
  • 'El Matemático chiflado', de R. Underwood. Máquina que permite el viaje hacia lo infinitesimal y vuelta atrás. Chorrada sin gracia que aburre y martiriza.
  • 'Un Extraño en la Casa', de Kate Wilhelm. Alienígena abandonado en la Tierra y atrapado en un viejo caserón que, debido a la gran energía psíquica que caracteriza a los habitantes de ese otro planeta, hace que la mansión parezca maldita. Largo, cansino y... Pues sí, sin gracia.
Esto ha sido todo, el año que viene en agosto que nadie espere una reseña de un Libro Amigo de Bruguera. Fin de la cita.

7 ago. 2013

El Hombre en el Laberinto - Robert Silverberg

Si por algo destaca Robert Silverberg es por su altísima producción  (cuentos, novelas, no-ficción, etc.). Y claro, escribir libros como churros, por muchas nominaciones y premios que hayan podido recibir, tiene que afectar a la calidad del resultado. Que como ya supondréis, y siempre en mi humilde opinión, es lo que pasa con El Hombre en el Laberinto: tontuna intrascendente y sin gracia que solo al final tiene un poco de interés, que aunque no sirve para salvarlo de la quema, ayuda a pensar que la lectura no ha sido una pérdida completa de tiempo.

La cosa va de un tal Dick Muller, antiguo alto embajador de la Humanidad ante colonias múltiples y contadas civilizaciones alienígenas -tan contadas como que solo ha sido una- que se han ido descubriendo en el Universo. Se trata de un tipo muy ambicioso y con un gran historial de misiones completadas con éxito, pero que tras un fracaso estrepitoso al contactar con los hydranos (la única civilización inteligente extraterrestre mencionada anteriormente), se ve marginado a la soledad más absoluta en el laberinto de Lemnos, unas desiertas ruinas de una extinta civilización alien. La culpa de su desdichado destino la tienen los habitantes de Beta Hydri IV, que han alterado su neurofisiología de tal forma que su proximidad resulta insoportable hasta la náusea para el resto de los seres humanos. Y lo de la náusea entendido como malestar físico y ganas de vomitar es literal: estar a su lado pone enferma a la gente. Pero en esto que nueve años después de su exilio volutario pero irremediable, aparecen otros seres extragalácticos malos malísimos que pretenden esclavizar a la humanidad (de la misma forma que la humanidad esclaviza al resto de especies, por cierto), y una expedición formada por Charles Boardman, conspirador nato curtido en mil batallas, típico hombre en la sombra de los gobiernos que lamentablemente fue quien metió al antiguo embajador en el lío de los hydranos, y Ned Rawlings, ingenuo jovencito hijo de un antiguo amigo de Muller, aparecen en Lemnos haciendose pasar por arqueólogos, aunque con la soterrada intención de convencer al paria protagonista para que les ayude en la crisis de los seres extragalácticos esclavizantes.

Más de la mitad del libro consiste en la narración de las grandes dificultades de la expedición para acceder al interior del laberinto, que está plagado de trampas mortales. Es como poner por escrito la acción de un videojuego de plataformas. Absurdo y peñazo. Una vez que el equipo de Boardman entra en contacto con Muller la cosa mejora un poco. A la hora de intentar persuadirle para que les ayude, Rawlings se ve obligado a mentir y engañar al pobre viejo, lo cual crea un conflicto ético al bisoño negociador, que empeora por el marcadísmo maquiavelismo de Boardman. En fin, la cosa se tensa por unos y otros y aquí paro de contar. A pesar de lo simplista del planteamiento, después de leer la descripción una partida de Ghosts'n goblins, esto puede llegar a parecer hohe Literatur.

En los pocos blogs que he tenido paciencia para leer (el Sitio de Ciencia-ficción, En Clave pública, La Biblioteca del Kraken) piensan, ¡cómo no!, que estamos ante un libro poco más que total y completamente imprescindible. Yo, de verdad, no sé qué pensar.

3 ago. 2013

Estrella distante - Roberto Bolaño

Los cuentos de Roberto Bolaño fueron la avanzadilla que me permitó tomar contacto con su obra y convencerme de que tenía que seguir leyendole. El problema que se me presentaba era: ¿con qué novela empezar? Las dos más famosas, 2666 y Los Detectives Salvajes son lo suficientemente voluminosas (más de mil cien páginas la primera, seiscientas y pico la segunda) como para representar un riesgo que no estaba dispuesto a asumir. Así pues, dejándome guiar por recomendaciones varias y valorando muy positivamente el número de páginas (menos de doscientas), me fui a por Estrella distante.

El libro me ha parecido una auténtica maravilla. Precioso, cautivador, conmovedor, emotivo. Es un perfecto ejercicio de ficción metaliteraria que incluye las mejores características de sus relatos cortos, demostrandome su calidad desde el primer instante. Narrada en primera persona por el autor, nos cuenta la oscura crónica de uno de sus compañeros en los talleres de poesía del Chile de Allende, Alberto Ruiz-Tagle, quien tras el golpe de estado de los militares reaparece como Carlos Wieder. Se trata de un cruel y despiadado aviador militar, pero a la vez poeta/artista amante de las performances aéreas que se destaca como una de las cabezas más visibles del exiguo mundo de la cultura que apoya la dictadura de Pinochet.

A mi el argumento me ha parecido simple y llanamente arrebatador. Me he dejado arrastrar a ese mundo de ficción plagado de elementos personales e históricos que me hacían dudar a cada frase qué parte es real y qué parte inventada. Bolaño va entrelazando la historia principal con las fascinantes vidas de todos sus conocidos. Entre cada revelación sobre las perversas acciones de Wieder y del halo de misterio y malditismo que rodea a su persona, se presentan relatos que protagonizan sus amigos o sus antiguos profesores en los talleres de literatura. Todos resultan absorbentes y ofrecen una visión global del pérfido escritor y militar a través de aquellos cuyas vidas se han visto transformadas por conocerle. Por no hablar del atractivo extra que proporciona el hecho de que transcurran durante los años 1970s en una agitadísima Sudamérica repleta de revoluciones izquierdistas. Las agridulces aventuras a que asistimos siguen además al narrador en su exilio chileno; así pues, los capítulos finales (de auténtico infarto), en donde a modo de novela negra se resuelve la trama, se desarrollan tanto en Europa, por donde parece encontrarse Carlos Wieder, como en Barcelona y Cataluña, donde residió Bolaño.

A destacar también las originalísimas y magnificamente documentadas incursiones en la metaliteratura, que abundan en texto pero que en ningún momento se hacen pesadas, sino que antes al contrario, le aportan un atractivo que forma parte indisoluble de la narración por estar perfectamente integradas en su atmósfera. Desde el divertidísimo movimiento de "Los Escritores Bárbaros" a la exploración del submundo de los fanzines, sin olvidar el interminable catálogo de escritores, poetas y en menor medida artistas plásticos, que han tenido relación con los diferentes personajes que pululan por la obra.

Resumiendo, un placer que espero se repita a medio plazo con el resto de su producción. Hay tantísmas reseñas de esta novela en la blogosfera que al final he preferido enlazar las que aparecen entre mis blogs habituales de referencia. En Anika entre Libros se resume como "muy flojo, muy ñoño y perfectamente olvidable"; en Un Libro al Día lo consideran imprescindible; en el punto medio se sitúan Libros y Literatura.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...